Translate

miércoles, 5 de agosto de 2015

Reflexiones de mamá

Ayer fue uno de esos días en los que todo me va mal,un desastre vaya...
No se si os pasa, pero hay noches en las que me acuesto poniéndome medallas, sintiéndome una super madre, una super woman y me doy ficticias palmaditas en mi espalda por el trabajo bien hecho. Pero eso no me ocurrió ayer. Por alguna razón mis hijos estaban más irritables de lo normal o quizá quien lo estaba era yo, pero de cualquier modo, el día fue un desastre. Yo desde bien temprano comencé con mal pie, mis niños también y acabó siendo un caos...
Me he dado cuenta que si yo no estoy al cien por cien todo se desmorona, y tanta responsabilidad me supera. Si me levanto torcida y mi carácter no es tan afable como debiese, se va sucediendo un mal rollo tras otro con el consiguiente cargo de conciencia mio. Es como si la estabilidad de mi hogar recayese exclusivamente en mi. ¿Entendéis a que me refiero?
Es duro criar hijos, educarlos, y mantener la sonrisa en todo momento. Y si además de un mal día en los que haces balance y sientes que te has pasado más tiempo regañándolos, con mala cara y enfadada, llega el papa y les hace reír, juegan se divierten etc etc y tu te ves ahí,mirando de soslayo como si de la mala de la película se tratase, entonces esa noche no te das palmaditas ni te pones medallas, te acuestas con un nudo en la garganta y con un dolor de pecho tremendo, deseando amanecer de buen talante y que todo vaya mejor.

Os dejo con estas fotos que me trasmiten paz, justo lo que necesito ahora mismo, no ofrecen ningún look bonito, ni siquiera estiloso. De hecho no me gusta mucho como salgo, pero están hechas por mi amigo Javi que siempre que paso tiempo con él me trasmite buena energía, en su campo, donde tan buenos ratos hemos pasado y seguimos haciéndolo.
Por todo eso, las comparto con vosotros. 
Feliz miercoles.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers