Translate

domingo, 7 de junio de 2015

SHORTS

El curso escolar está llegando a su fin y mi contrato de trabajo también. Cómo es complicado que me vuelvan a llamar para los meses de verano, me he planteado mi parón obligatorio como un buen momento para pasar unas vacaciones veraniegas lo más felices posibles. A priori voy a hacer esas cosas que durante el resto del año no hago: olvidarme de horarios y dejarme llevar por lo que cada día nos vaya surgiendo. Si digo esto es por que yo soy una esclava de cumplir con los horarios de mis niños, si por algún motivo no voy sobre la hora prevista os aseguro que un nerviosismo interno se apodera de mi y me convierto en una neurótica total. Quiero que coman en sus horas, cenen y se acuesten bien temprano para que al día siguiente puedan madrugar y seguir el desenfrenado ritmo del día a día.
Pues bien, durante estos meses voy a intentar relajarme al respecto, cenaremos a deshora y pasearemos por la noche para ver las estrellas, nos acostaremos tarde y nos levantaremos aún más (pido a Dios que así sea...) iremos a la piscina y después de una comida bien fresquita con sandía y melón de postre chorreando por la tripa de mis pequeños, dormiremos siestas eternas (también le pido a Dios que así sea...). Merendaremos leche con cola cao bien frío, cerezas y mucha fruta y cuando surja la ocasión iremos de terracitas a tomarnos unas buenas raciones típicas de merendero veraniego.
¿Que? ¿Os gustan mis planes? 
Mi look es todo rescatado de otras temporadas, pero que temporadas, aquellas en las que no tenía niños, en las que tenia menos celulitis y más vida social, en la época en la aún no había descubierto la verdadera felicidad...
Buen principio de semana, amigos!









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers