Translate

viernes, 23 de enero de 2015

SOMBRERO H&M

Hay veces que necesito paz. Ocurre que me entra una especie de stress acústico y los culpables son los miembros de mi hogar que os aseguro que no callan ni debajo del agua. El fin de semana pasado, entre los fríos polares y que Guillermo estuvo malito, pasamos la mayor parte del tiempo en casa. Si os soy sincera, estuvimos muy agusto, inventando juegos, bailando y riendo sin parar, pero eso también acarreó en mi una consecuencia: saturación. Quienes sois madres me entendéis, verdad?
Llevo mucho tiempo sin tener intimidad en el baño y entre el stress acústico y la saturación, decidí  el domingo por la mañana, hacer algo que nunca antes había hecho: ducharme cerrando el pestillo. Cuando las pobres criaturas fueron conscientes que yo no estaba en ninguna parte de la casa, enseguida llegaron a la conclusión de que me encontraba en el "baño del cuarto" como lo denomina Alma. Como es costumbre en ellos, raudos y veloces, vinieron a acompañarme. Cual fue su sorpresa al descubrir que esa puerta no se abría. Alucinados y un poco temerosos fueron en busca de ayuda: ¡Papaaaaa, Mamá esta encerrada en el baño! Yo, que por supuesto, los escuchaba, decidí seguir disfrutando de mi rato en soledad, intentando mantenerme al margen de lo que fuera estaba sucediendo. Era mi momento y estaba dispuesta a disfrutarlo costase lo que costase!. De repente, oigo a mi marido,  muy decidido él, decir: "espera que ya te sacamos". ¡No me lo podía creer! En menos de un segundo la puerta estaba abierta. Resulta que el picaporte de mis baños tiene un sistema, como una especie de botón, que lleva una ranura. Si metes en dicha ranura una moneda y giras el pestillo se abre. Así se evita que los niños se queden encerrados. Yo no sabia si reír, llorar al dar por finalizada mi sesión de paz o matar al padre de las criaturas por haberme quitado ese rato mío. 
El caso es que sigo duchándome acompañada y mi niña me dice: mami tranquila que tengo una moneda guardada por si te vuelves a quedar dentro...

Mi look: nada nuevo, excepto los mocasines que ya os mostré en la anterior entrada. La bufanda amplia que llevo me la hizo mi madre y me encanta por bonita, calentita y sobre todo por que está confeccionada por ella.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers