Translate

martes, 20 de enero de 2015

Don algodon

He utilizado el mismo perfume hasta que me quede embarazada de Alma. No se exactamente que ocurrió, supongo que las hormonas tuvieron mucho que ver, pero a pesar de no aborrecerlo, dejo de motivarme. No me apetecía, veía mi bote de Flower by Kenzo, tan estilizado, alto y elegante pero desgraciadamente había dejado de llamarme la atención. Pase de un perfume con bastante personalidad a llevar Nenuco, Denenes y Petit Cheri. Siempre me han gustado las colonias infantiles pero las alternaba con aromas mas sugerentes. Me pase varios años sin querer saber nada sobre perfumes hasta que Chloe apareció en mi vida y fue entonces cuando volví a llevar un olor diferente al de mis hijos, eso si, solo en momentos puntuales como salidas con amigas o algo mas especial (como imaginareis los botes me duran una eternidad)
Forma parte también de mi haber de colonias; White Musk de The Body Shop. La utilizo desde que iba al instituto y desde entonces siempre tengo un frasco en mi casa, a pesar de que hay temporadas que ni me acuerdo de ella, siempre vuelvo a utilizarla. Es otro de esos aromas que forman parte de mi vida.
Este año, los Reyes Magos además de abastecerme de un nuevo frasco de Chloe también aparecieron con una colonia que evoca en mi muchos recuerdos. En mi adolescencia nunca la tuve pero sin embargo mi mejor amiga sí y recuerdo con añoranza como me gustaba subir a su casa para perfumarme bien de Don Algodón y marcharnos juntas a vivir nuestras aventuras. En aquella época había dos fragancias, la normal del tapón azul y otra con un olor a caramelo maravilloso que se denominaba "Suspiros" de Don algodón. Creo que esta última no la han vuelto a editar.
Pues bien, cuando tuve tantos años después mi tapón azul entre las manos y me empape de ese aroma vinieron tantas cosas a mi mente... como puede el olfato transportarnos a otras épocas y hacer que se nos ponga todo el vello de punta con la cantidad de recuerdos que se agolpan.
Cada mañana después de la ducha me la pongo y no sé si es esa fragancia o que yo estoy receptiva a cosas buenas, que me siento más positiva que nunca. A Alma también le gusta y antes de salir para el colegio la rocío con un poquito de este mágico elixir y ella va tan feliz oliendo como mami.
Creo que la colonia de Don Algodón formo parte de una generación, al igual que los lazos de lana de mil colores de esta misma marca. De nuevo las niñas los llevan y cuando las mamas se los ven a Alma sonríen y me dicen: yo los tenía iguales, que recuerdos..





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers