Translate

martes, 27 de enero de 2015

BOTAS TAUPE

Hay dos cosas que han cambiado en mi de aquí a unos años atrás. La primera es que nunca salgo de casa sin al menos un poco de BB cream y colorete. La otra es que paso más tiempo con zapatillas de deporte que con cualquier otro calzado.
Hasta hace un par de años, eran pocas las ocasiones en las que yo me maquillaba para salir de casa. Los días de diario con la cara limpia y mi hidratante era suficiente. Ahora no. Necesito aunque sea sólo para llevar a los niños al cole y luego volver a casa, unificar mi piel. No creo que ahora tengo peor cutis que antes, pero si que me he vuelto más exigente y es imprescindible dar la sensación de buena cara. Verme mejor hace que también me sienta mejor. No tardo nada en añadir ese cuidado especial y la mejoría es más que evidente.
Mi otro cambio es con respecto al calzado. Jamás iba con zapatillas de deporte. Las utilizaba única y exclusivamente para eso, hacer deporte, o para ir al campo. El hecho de que la moda las haya integrado en estilismos de calle, combinando deportivas con abrigos, vestidos, y pantalones que no son tejanos, han hecho que yo cada vez me vaya acostumbrando más a vestirme con ropa que no es deportiva y añadir mis zapas para dar un toque, digamos diferente. Si a eso le añadimos la comodidad que me supone pues imaginaros lo fan que soy de esta tendencia.
El otro día hablando de esto con una amiga, me dijo que una vecina suya que tiene setenta años aún lleva unos altísimos tacones. Ella le pregunto como tenía valor para tirar de semejantes zancos y ella le respondió que si se bajaba de ellos sabía que jamás volvería a ponérselos y que es esa sería su decadencia. Eso me hizo pensar y decidí rescatar estas botas con tacón que me he puesto poquísimo y durante la semana pasada no me las quité. He de admitir que el primer día moría de ganas de sacármelas y enfundarme mis New Balance pero aguanté un día tras otro y terminé acostumbrándome. Eso sí, yo seguiré fiel a mis deportivas aunque me voy a obligar, de vez en cuando, a subirme en un buen tacón por que la sensación es positiva, (quitando el dolor de pies, claro), te sientes femenina, poderosa y eso de vez en cuando se necesita.








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers