Translate

miércoles, 3 de diciembre de 2014

GRIS Y MARINO

He vuelto a coger las riendas del running. No se cuanto me va a durar esta nueva etapa de amor hacia este deporte, pero lo que si que es cierto es que me gusta mucho correr. Me siento super libre y es bastante mas incentivador que ir a un gimnasio.
El deporte supone una gran fuerza de voluntad y eso es algo de lo que yo no puedo presumir. Creo que si consigo mantenerme firme en esto será una motivación que me va a ayudar en otros aspectos de mi vida.
Salir a correr me cuesta la vida, prefiero quedarme en casa calentita y en el sofá naturalmente, pero el hecho de calzarme las zapatillas ya es un acto de fuerza de voluntad. Cuando empiezo a correr, a los cinco minutos, me viene un único pensamiento a mi cabeza: Pero que haces!! estas tonta o queee! Que sentido tiene esto, anda para y vuelve dando un paseito. Entonces, de nuevo mi poca fuerza de voluntad elimina al demonio rojo de mi hombro y sigo corriendo. Y así con un montón de tentaciones más que me incitan a parar y a las que yo no hago caso.
Para hacer honor a la verdad, he de admitiros, que aguanto muy poco y que corro fatal, pero eso lo iré puliendo conforme mi fuerza de voluntad vaya creciendo y yo siga practicando esta actividad que hace que cuando acabo me sienta divina de la muerte.
Fijaros si voy por buen camino que hasta he salido lloviendo, que hay si que mi demonio rojo me chillaba: pero chiquilla que llueve y muchooooo! y aún así, esta que escribe, corrió y le gustó sentir el agua salpicar su cara.
Mi look: todo de otras temporadas. 






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers