Translate

martes, 11 de noviembre de 2014

CELOS

Que malos son los celos. Creo que ya os he contado alguna vez, que la llegada de Guillermo al mundo supuso en Alma un auténtico caos. Pasó por diferentes etapas y a cual peor, y todas con un denominador común: celos.
A fecha de hoy, los celos siguen pero con menos intensidad que hace unos meses, aunque eso sí, esto va por etapas y lo que hoy está bien, mañana....dios dirá.
Todo esto os lo cuento, por que la semana pasada, en la sala de espera del pediatra, estuve observando a una mamá. Tenía una niña de unos dos años de edad y un bebe de meses, unos seis, calculé.
La niña no paraba de trastear, desobedecía continuamente, y la madre la regañaba. Seguí observando y entendí por que aquella pequeña no paraba de hacer cosas inadecuadas. Estaba llamando la atención de su madre que estaba haciendo carantoñas al bebe que tenía en brazos. Ella se portaba mal, la madre la reprendía e incluso llegó a darle un pequeño cachete en el culo. Y supe, en ese mismo instante, lo que esa niña estaba pidiendo a su mamá: quería un abrazo, un beso, unas palabra dulces. Sentía celos, y ese sentimiento es devorador...
Todo eso yo lo he vivido. Comportamientos muy inadecuados de mi hija mientras estaba atendiendo a Guillermo y mi actitud también ha sido en muchos casos el de regañarla y castigarla. Pero cuando entendí que en esos momentos un abrazo de mamá era lo único que tranquilizaría su corazon inquieto y calmaría los miedos y las inseguridades que provocan los celos todo empezó a mejorar.
Cuando juego con Guillermo y estamos en un momento de risas y carantoñas y Alma comienza a entrar en bucle, me acerco a ella y le pregunto: necesitas un abrazo fuerte de mamá? ella cambiando su semblante me dice siii, nos fundimos en uno de esos que hasta duelen y por arte de magia, ella está más tranquila.
Los celos son un monstruo terrible que tenemos que vencer con mucho amor. Ese monstruo, aún hace acto de presencia en mi hogar cuando menos se espera, pero luchamos contra él y espero que en muy poco tiempo nunca más vuelva con nosotros de una manera tan intensa.
Mi look (todo de otras temporadas, menos los mocasines y el sombrero):
-Abrigo: Zara
-Jeans: hym
-Jersey: regalo
-Zapatos: pullandbear
-Sombrero: hym








4 comentarios:

MásQueRopa dijo...

que monada de abrigo!

Anónimo dijo...

El abrigo es una pieza preciosa!!Que razón tienes con los celos, si uno es feliz y hay amor, se diluyen las envidias y los celos.

Maribel Martín dijo...

Que guapísima que te veo hoy Ana!! y que abrigo más precioso!! Tanto por el estampado como por la forma!!

y que palabras más bonitas que has dicho...!! Te entiendo tanto...Renée al ser hija única no ha tenido que vivir ese tema muy intensamente, pero eso no quita que los haya tenido, no soporta compartir a su mama, no soporta verme hablando con un amigo suyo o acariciando algún bebé... enseguida me está diciendo con cara de pocos amigos "ya no me quieres"...
Es duro saber llevar este tema de la mejor manera posible... Se lo que es el mal comportamiento para llamar nuestra atención, pero creo que conseguimos más siendo menos exigentes y queriendolos mucho... es lo único que tenemos que hacer para que se sientan queridos y protegidos demostrarles constantemente que los queremos mucho.
precisamente en el face he encontrado una publicación de Laura Gutman que he puesto en mi muro y que me ha encantado, es la realidad...
Un besito guapa!!
El blog de Renée

Anónimo dijo...

Qué bonito Ana lo que has contado, me he emocionado!

:)))

Un besote!!

Marina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers