sábado, 8 de diciembre de 2012

MIS CUIDADOS DURANTE ESTE EMBARAZO

Cómo ya os dije, en este segundo embarazo me estoy tomando las cosas de otra manera, hasta el cuidado de mi piel está siendo diferente y los motivos son varios. El primero y más condicionante, es que no dispongo de suficiente tiempo libre cómo para dedicarme a mi misma, es una pena lo se, pero esta es la cruda realidad. Si antes podía permitirme el embadurnarme mediante estupendos masajes, todo mi cuerpo serrano, ahora doy gracias si tengo cinco minutillos al placer diario de cuidar mi piel.
Otro de los motivos por los que he cambiado mis hábitos ha sido, digamos, el económico. Si en el embarazo de Alma no escatimé en derrochar euros en cremas cómo Trofolastín  e Isdin, resultando ser cremas caras y más considerando mi altura (1,80 cms), que con sólo embadurnar mi barriga me fundía medio bote, os aseguro que no ganaba para reponer casi de manera semanal mis antiestrias. Así que una que es práctica y ahora bastante ahorradora he decidido, animada también por el consejo de mi matrona, utilizar dos básicos para mi día a día: Nivea de lata azul y aceite de almendras de Deliplus, cada producto me cuesta unos tres euros y aunque también gasto una media de bote por semana, no es lo mismo gastarme 30 euros que tres....
Y ahora diréis? y la efectividad? digamos que podemos considerar esto cómo un experimento científico, mi otro embarazo no me dejó ni una estría, ni en pecho, caderas, ni en tripa, pero he de confesaros que cuando la piel me picaba por el estiramiento al crecer, lo único que me la calmaba era la Nivea o el aceite de almendras, ni trofolastines ni cremas caras. Así que una vez pase todo este proceso, podré contaros si ha merecido la pena este ahorro o si por el contrario realmente el gasto elevado en determinados productos es lo único que nos salva. A fecha de hoy con 18 semanas de embarazo sigo sin tener ni una estría, siento mi piel hidratada y sobre todo prefiero el perfume de la Nivea al de Trofolastín, el cual os aseguro que no soportaba (otro de los motivos, el menos importante pero motivo también, para no invertir en ella)
El comentario de mi matrona cuando le comenté mi plan de ahorro, fue: en el primer embarazo os volvéis todas muy pijas, las mejores cremas, las vitaminas más caras...pero en el segundo la realidad pesa y también dejáis paso a la pija que lleváis dentro por la madre práctica que prefiere invertir en las clases de inglés del peque, por poner un ejemplo, que en una misma....
Y ahora digo yo: esto es ser madre!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comparte este post